Ser wedding planner es mucho más…

by

Me resulta muy gracioso… Hace 8 años, cuando decidí ser wedding planner, nadie me entendía, muchos ni siquiera sabían de qué se trataba, y cuando lo explicaba me trataban de fantasiosa y soñadora… En realidad siempre lo he sido.  Pero ahora miro a mi alrededor y ¿qué veo? Bueno, me cuesta definirlo…

Cuando era jovencita (no hace mucho tiempo 😉 ) me fui a pasar un verano a Estados Unidos con unos amigos. Un día hablando con ellos sobre el futuro, los estudios, etc, me dijeron que yo tenía madera de wedding planner. En esos momentos no me lo tomé muy en serio, pero se me quedó grabado en la cabeza…

Hoy me he convertido en una apasionada de las bodas, una persona a la que le entusiasma su trabajo, que su mayor deseo es ser feliz y hacer feliz a los demás, y con el tiempo he descubierto que encontrar algo que te haga sentir así el mayor número de horas al día es un regalo que no todo el mundo tiene la suerte de encontrar.

Pero justo estoy al principio de mi camino, y no es fruto de un capricho o de casualidad, y encontrar este camino no ha sido para nada fácil… He estudiado, he trabajado duro durante años, y hacer mi sueño realidad (Sweet Magical Moments) ha sido y está siendo un proceso de decir NO a muchas cosas… Decir NO a la estabilidad, a los fines de semana libres, a un sueldo fijo al mes, a otros proyectos…

Ser wedding planner no es para nada como mucha gente imagina. No es colgar un pompón de papel y decorar botes de cristal, o comprar cajas de fruta viejas, o ser súper cool y aparecer en todos los eventos con unos Louboutin y una copa en la mano. Ser wedding planner es mucho más que todo eso… Es emocionarte con los novios y vivir su día como si fuera el tuyo propio, es sacar paciencia de dónde crees que ya no puedes sacar nada, es ser humilde, honesta, amable y muy responsable. Es saber ser rápida y tener recursos para cualquier situación, es adaptarse a los gustos y estilo de los novios y tener siempre una sonrisa en la cara.

Ser wedding planner es estar disponible para tus novios las 24 horas del día, y pasarte ratos interminables buscando los detalles exactos que necesitan. Es conocer a los mejores, anteponerte a cualquier imprevisto y llevar encima cosas como hilo y aguja o pintauñas transparente. Es rociarte de spray anti-mosquitos para poder estar montando una ceremonia al lado de un riachuelo durante horas… y buscar la manera de poder colgar bombillas justo en el lugar donde los novios quieren hacer el baile…Y también es no probar bocado durante mil horas el día de la boda mientras ves como los invitados se ponen las botas 🙂

En fin, todo este rollo para deciros que no es nada fácil, que no es lo que parece, y me hace mucha gracia ver como de repente cualquier persona se pone el título de wedding planner, simplemente por haber organizado su propia boda o por haber hecho un curso online de 20 horas… Estoy muy a favor de que la gente cumpla sus sueños y hagan lo que les de la real gana, pero chicas y chicos…  los novios ponen en nuestras manos el día más especial y feliz de sus vidas, y eso merece un respeto y una seguridad.

Mi consejo para los novios: precaución. Y mi consejo para estas nuevas wedding planners: intentad trabajar para alguien o hacer prácticas con alguien que tenga más experiencia que vosotras, podréis aprender un montón y el día que decidáis dar el paso por vuestra cuenta lo haréis con más fuerza.

Quote

 

XOXO,

Lorena Moreno (wedding planner)

SMM

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *